In Discapacidad

Sordera. Definición:

Para comprender el término “sordera” necesitamos en primer lugar tener claridad respecto a lo que son los sonidos y a como los capta nuestro cerebro. En ese sentido los sonidos no son otra cosa que ondas o vibraciones que nuestro sistema auditivo es capaz de captar y de conducir hasta nuestro cerebro que será el encargado de interpretar tales ondas hasta convertirlas en sonidos que podemos comprender.

Cualquier problema en alguno de los componentes del sofisticado sistema auditivo, puede provocar sordera.

El sistema auditivo está compuesto por el oído y todo cuanto lo conforma.  Por eso cualquier lesión o anormalidad en la función de dicho sistema se traducirá en “sordera”, que no es otra cosa que la deficiencia o pérdida total o parcial de la audición ¿Por qué? Porque  cualquier deficiencia en el  funcionamiento del sistema auditivo impedirá que las ondas sonoras viajen y lleguen correctamente del oído al cerebro. Por tanto, la persona con tal deficiencia no podrá oír bien o no podrá oír en lo absoluto, dependiendo de la intensidad de la sordera que padezca, que varía de leve a severa,  ya que el cerebro se verá impedido de acceder a las ondas sonoras e interpretarlas.

Tipos de sordera:

Según el momento de aparición:

Personas de todas las edades pueden padecer sordera por factores diversos. En ese sentido la sordera según el momento de su aparición se clasifica de la forma siguiente:

Sordera Prelocutiva o congénita: Es la sordera presente desde el nacimiento y por ende, el tipo de sordera que aparece antes del desarrollo del habla. Dificultando su aprendizaje. 

Difícilmente se detecta antes de los 6 meses de edad pero es posible detectarla y tratarla antes de ese lapso si se  toman en cuenta las señales que muestre el bebé. Como no responder a estímulos normales de lenguaje o sonidos a medida que va creciendo o si se practican en él pruebas para la detección precoz de esta deficiencia.

Sordera Perilocutiva: Es el tipo de sordera que aparece en la etapa en la cual el niño está aprendiendo a hablar o desarrollando el lenguaje.

Sordera Postlocutiva: Es el tipo de sordera que aparece después de aprender a hablar.

Los niños mayores de 6 años, adolescentes y adultos con este tipo de sordera  podrán seguirse comunicando eficientemente con otras personas aún con su deficiencia auditiva; claro está, dependiendo de la forma en la cual los demás se den a entender o de su tratamiento.

Según la localización de la lesión:

Tomando en cuenta la parte del sistema auditivo afectada la sordera se clasifica de la forma siguiente:

Sordera de transmisión: Este tipo de sordera se caracteriza por una lesión o afección ubicada en el oído externo y medio.

Sordera de percepción: En este tipo de sordera la lesión o afección que ocasiona la deficiencia de audición se localiza en el oído interno y el nervio auditivo.

Sordera mixta: Ocurre cuando hay lesiones ubicadas en el oído externo y medio y en el oído interno y nervio auditivo.  Es decir, en estos casos se combinan las sorderas de transmisión y percepción.

Según el grado de pérdida auditiva:

  Dependiendo del grado o intensidad de la pérdida de audición la sordera se clasifica de la forma siguiente:

Sordera leve: Se caracteriza por una pérdida de audición de entre 20 y 40 decibeles. Las personas que padecen este tipo de sordera pueden entender muchos de los sonidos del habla pero les cuesta oir en ambientes ruidosos o si se les habla con un tono de voz muy bajo.

Sordera media: Se caracteriza por una pérdida de audición de entre 41  y 70 decibeles. Las personas que padecen este tipo de sordera pueden oír si se les habla en un tono de voz fuerte.

Sordera severa: Se caracteriza por una pérdida de audición de entre 71 y 90 decibeles. Las personas que padecen este tipo de sordera no pueden escuchar los que se les dice en un tono de voz normal y sólo escuchan sonidos fuertes.

Sordera profunda: En este tipo de sordera la pérdida de audición supera los 90 decibeles. Por ende, es el tipo de sordera más grave que existe. Usualmente las personas que la padecen sólo pueden escuchar ruidos muy fuertes.

A tomar en cuenta: Se entiende por decibel  la forma en la cual se mide la intensidad sonora. 

¿Por qué es importante conocer los tipos de sordera?

Dependiendo del momento de su aparición, del lugar en donde se encuentre ubicada la lesión y del grado de intensidad la sordera conllevará para la persona que la padece, consecuencias diversas. En ese sentido, por ejemplo una persona que padece sordera prelocutiva  tendrá dificultades para aprender a hablar, comunicarse e incluso dificultades de aprendizaje si el problema no se trata precozmente mientras que una persona que ya haya aprendido a hablar (Sordera postlocutiva) tendrá menos dificultades; lo mismo entre una persona que padezca sordera profunda y una que padezca sordera leve.

El especialista en cada caso tomará en cuenta el tipo de sordera que se padezca para aplicar un tratamiento individualizado.

Algunos tipos de sordera pueden corregirse con mucha eficiencia si se tratan temprano.

Conclusiones:

Sordera es indicativo de pérdida de audición, es una deficiencia en ese aspecto que trae como consecuencia principal, la dificultad en el desarrollo del lenguaje y por ende, problemas en la comunicación. 

Como el ser humano es un ser esencialmente sociable y dependiente de su comunicación con otras personas o su entorno la sordera traerá consecuencias negativas o dificultades de  adaptación, aprendizaje, socialización, etc.

Existen diversos tipos de sordera, algunas más severas que otras. Dependiendo del tipo de sordera que presente una persona en particular dependerá también su tratamiento. Y dado que el diagnóstico precoz es posible, y que existen medios para paliar y compensar las consecuencias de la pérdida auditiva, es fundamental iniciar lo antes posible la rehabilitación para así obtener mejor calidad de vida.

Recent Posts

Dejar un comentario