In Discapacidad

Como existen distintos tipos de sordera, unas más severas que otras, corresponderá al médico especialista decidir cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.

Generalmente el tratamiento empleado dependerá del factor desencadenante de la sordera.

   Entre los distintos tipos de tratamiento se encuentran:

– Los Audífonos: Son dispositivos o aparatos electrónicos capaces de amplificar los sonidos, de forma tal que las personas con problemas auditivos que presentan daños en su oído interno, podrán escuchar con ellos.

No son eficientes en lo que respecta a sorderas severas pero sí lo son en cuanto a las sorderas leves o moderadas.

Son un dispositivo de apoyo muy útil para que las personas sordas puedan escuchar o entender lo que oyen.

– Los implantes cocleares: Se trata de dispositivos tecnológicos que, mediante una intervención quirúrgica son colocados en el oído de las personas sordas, mismos que tienen por función permitir que estas personas con problemas auditivos reciban estímulos sonoros, es decir, les ayudan a escuchar mediante la amplificación de los sonidos dirigidos directamente al nervio auditivo.

Son similares a los audífonos pero se emplean en los casos severos de sordera, en los cuales los audífonos no dan buenos resultados.

Pueden ser implantados desde edades tempranas.

– La Intervención quirúrgica y los medicamentos: Algunos tipos de sordera requieren de intervención quirúrgica, misma que dependerá del lugar en el cual se encuentre la lesión o alteración que produce la sordera. Algunas de las causas de sordera que requieren posiblemente intervención quirúrgica son: alteraciones en el tímpano, anomalías o poca movilidad en los huesecillos del oído, acumulación de líquido de carácter persistente,  entre otras…

– Medicamentos: Algunos tipos de pérdida auditiva pueden y deben tratarse con medicamentos como por ejemplo el caso de la pérdida auditiva ocasionada por la fijación de la cadena de huesillos en el oído, misma que impide que éste capte los sonidos normalmente. En ese caso el tratamiento consiste en administrar fluoruro de sodio, medicamento capaz de ejercer una actividad reparadora entorno al problema.

– Materiales y métodos de apoyo para la rehabilitación:

Como apoyo al tratamiento y rehabilitación de la pérdida de audición se puede acudir a:

Revisión teórica: Muchos son los autores que se han dedicado a escribir sobre la sordera y por ello se puede encontrar mucho material bibliográfico del cual instruirse al respecto. Lo cual es ideal; mientras más informado se esté más confianza se tendrá para hacerle frente al problema.

         También en internet abunda información de este tipo.

– Terapia auditiva-verbal (TAV): Se trata de sesiones con terapeutas especializados, destinadas a mejorar la escucha y el entendimiento del lenguaje de las personas con discapacidad auditiva, por ello se aplica en edades tempranas. Lo hace mediante el empleo de herramientas, estrategias o procedimientos que les ayudan a estas personas a mejorar en lo que se refiere a la escucha y desarrollo del lenguaje, mismas que involucran en la mayoría de los casos, a los padres.

Estas técnicas a los ojos de los niños con discapacidad auditiva pueden parecer juegos: parafraseo, lecturas, etc, pero en realidad son estrategias efectivas para su mejoría.

– Musicoterapia: La musicoterapia produce efectos y respuestas positivas en las personas con discapacidad auditiva.

Quienes se dedican a implementar esta técnica aseguran que incluso aquellos que padecen discapacidad auditiva severa logran sentir las vibraciones de la música y responder a este tipo de terapia efectivamente.

Lenguaje de señas: El lenguaje de señas no sólo ayuda a las personas con discapacidad auditiva a comunicarse con otras personas, sino que además, representa un alivio para familiares de éstas, que ven en esta estrategia también una forma de aprender a comunicarse efectivamente con ellas.

– Comunicación bimodal: Es una estrategia que consiste en comunicarse con la persona con discapacidad auditiva a través de palabras y signos alternativamente. Signos que deben dar a entender a la persona con el problema auditivo de qué se trata lo que se le está diciendo.

Se aplica a los niños, para que los mismos sean capaces de desarrollar el lenguaje a pesar de sus problemas de audición. De hecho, es una estrategia de enseñanza y aprendizaje dirigida a niños sordos especialmente.

– Palabra complementada: Es una estrategia que facilita la comunicación con las personas con discapacidad auditiva mediante la lectura de los labios.

 Las personas del entorno de una persona con discapacidad auditiva deberían ensayar y practicar lectura labial, lo que les facilitará la comunicación con el afectado de esta discapacidad. Existen estrategias para ello.

Conclusiones:

El tratamiento para combatir la sordera y las terapias o estrategias de rehabilitación son las que le brindarán a las personas con sordera la posibilidad de mejorar.

El tratamiento está destinado a corregir el problema mientras que la rehabilitación complementaria al tratamiento busca generalmente ayudar a la persona con el problema auditivo a desarrollar y entender el lenguaje lo mejor posible, lo que por supuesto les dificulta su problema de audición.

Informarse sobre estos tratamientos y formas de rehabilitación es importante. Su médico le brindará la información que usted le requiera pero también por su cuenta puede informarse todo lo que quiera para sentir tranquilidad al respecto.

El tratamiento siempre será  decisión de su médico quien es la persona adecuada para analizar cual es la mejor opción en cada caso pero usted podría emplear por su cuenta algún método que le parezca interesante para complementar el tratamiento, como la musicoterapia o las otras opciones a las que se ha hecho referencia en este escrito.

Todo lo que se pueda emplear para ayudar a la persona con la discapacidad auditiva a mejorar en su problema es bienvenido.

Recent Posts

Dejar un comentario