In Discapacidad

Los padres, la familia es el primer pilar y esencial para la educación del bebé. La figura de los padres es primordial, ya que dependerá de lo que inviertan en tiempo y recursos para así darle al bebé la mejor calidad comunicativa. Los padres son las personas que conviven por más tiempo con el bebé, su papel entorno a la detección temprana de la sordera es decisivo y debe ser muy activo. Prácticamente dependerá de los padres el que pueda detectarse a tiempo esta deficiencia.  Aún en los países en los cuales estén vigentes los protocolos de detección temprana de la misma. Es por ello que a continuación se  darán algunas recomendaciones entorno al actuar de los padres en lo referente a la detección precoz de la sordera:

¿Qué deben hacer los padres si un experto no ha analizado si el bebé presenta o no sordera?

Entorno a la detección temprana de una deficiencia auditiva los padres siempre deben estar atentos a las reacciones de sus bebés en lo que a los sonidos a los que se expone se refiere. Si el bebé no reacciona ante sonidos fuertes, no demuestra interés en lo que se le dice o los sonidos que se le presentan (Por ejemplo si no gira la cabeza hacia la persona que le habla o no se emociona ante los ruidos de un sonajero) y presenta otro tipo de reacciones ante los ruidos o sonidos que sus padres consideren fuera de lo normal deben asegurarse de que el bebé sea analizado.  

La Evaluación de emisiones otoacústicas (OAE) suele ser la primera prueba que se realiza con el propósito de determinar si el bebé puede presentar sordera. Se debe realizar en el primer mes de vida. Lo habitual o ideal en los países que cuentan con un protocolo de detección de sordera es que se realice dentro de las primeras 48 horas de su nacimiento. Una vez que realicen esta prueba lo idóneo es acudir al médico otorrinolaringólogo experto a los fines de que este revise al bebé y les brinde un diagnóstico.

¿Qué deben hacer después de que el médico haya detectado sordera en el bebé?

Si el médico detecta una deficiencia en la audición por parte del bebé los padres deben procurar no desanimarse e informarse tanto como puedan. Lo ideal es que despejen cualquier duda que se les presente con el médico especialista e incluso investigando si así lo desean. Tomando en cuenta que de ahora en adelante muchos términos que desconocían seguramente, pasarán a formar parte de su vocabulario normal.

Además de esto deben procurar ejercer un papel activo en el tratamiento del bebé ya que se ha determinado que existen mejoras más notorias en los casos en los cuales los padres se muestran interesados en ayudar en lo que puedan con el tratamiento. Algo que también deben discutir con el médico especialista que será el responsable de tratar la deficiencia de audición del bebé.

¿Qué deben hacer los padres si el médico no detecta sordera, pero el bebé presenta síntomas de su existencia?

Si el médico especialista no detecta sordera en el bebé pero los padres consideran que el mismo manifiesta señales notorias de esta lo ideal es que acudan ante otro especialista a objeto de buscar una segunda opinión o realicen al bebé una prueba más completa que la Evaluación de emisiones otoacústicas (OAE), como la Prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR), en la cual se puede ver reflejada la respuesta del cerebro en torno a los sonidos que se le muestren con el aparato de evaluación.

Conclusiones:

Los padres deben reconocer que debido a la diversidad de factores que pueden conducir a que  un bebé padezca de  sordera  el que el suyo lo haga es una posibilidad. Por ello siempre deben estar atentos a las reacciones de su bebé y asegurarse de que antes de su primer mes de vida se le realice la prueba pertinente para descartar sordera, que es la Evaluación de emisiones otoacústicas (OAE); una prueba mundialmente reconocida y aceptada como idónea entorno a la detección precoz de la sordera en bebés. Pero aún en caso de que se le realice tal prueba, aunque no se detecte sordera al bebé en base a la misma deben estar atentos a las señales que este demuestre, a sus reacciones ante el sonido y el habla, al desarrollo de su lenguaje… En caso de que consideren que el niño presenta reacciones anormales hacia los sonidos lo ideal es que busquen un especialista para descartar dudas.

Ahora bien, si se le detecta sordera al bebé deben procurar aceptarla y reconocerla. Esta es una condición a pesar de todo muy común y se puede obtener mejoría en muchos de sus casos, por eso no deben desesperarse. Es una nueva etapa al que hay que adaptarse con una nueva forma de comunicación. Tan solo disposición para actuar y facilitar al bebé la comunicación y ayudarle a que se pueda adaptar al entorno lo más fácil posible.

Que se le dé el mejor tratamiento al bebé a fin de contribuir a su mejoría es una prioridad. Deben acudir ante los mejores especialistas para que traten el problema de su bebé y obtener buenos resultados.

Según el tipo de sordera que se padezca el especialista determinará cual es el mejor tratamiento a llevar a cabo pero los padres deben ejercer un papel activo y esencial en torno al tratamiento y deben apoyar a su bebé en todo cuanto puedan y esté en su alcance.

Recommended Posts

Dejar un comentario