In Discapacidad

En el día 25 de febrero tenía que haberse celebrado el Día Internacional del Implante Coclear, pero con la aparición del Covid-19 y las medidas mundiales de protección se ha pospuesto su celebración probablemente al próximo año. La creación del implante coclear es uno de los mayores avances en la historia de la Medicina, ya que es una técnica sanitaria que permite que una persona con discapacidad auditiva pueda oír a través de la estimulación eléctrica de las células acústicas dentro del oído interno. En el año 1957 se realizó el primer implante coclear logrando hacer oír a una persona totalmente sorda, y los doctores pioneros fueron André Djourno y Charles Eyires. Desde 2009 se empezó a celebrar internacionalmente con la realización de actividades y eventos de todo tipo con la finalidad de hacer difusión de este avance técnico sanitario en el ámbito de la audición, y actualmente se celebra en más de 60 países.

El implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que se implanta por medio de una cirugía en pacientes con sordera profunda o que tengan muchas dificultades auditivas. Consiste en un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo.

El implante coclear no es lo mismo que un audífono, éste se implanta por medio de una cirugía y funciona de manera diferente. Es decir, este dispositivo permite la posibilidad de efectuar una estimulación eléctrica de las fibras residuales del nervio auditivo, liberando una señal nerviosa y que puede ser descifrada como un sonido.

Es importante aclarar que al ser una prótesis, no cura definitivamente la sordera. Y al ser una ayuda protésica «lo único» que hace es acelerar la reeducación oral de las personas prelocutivas, principalmente niños. Ya que la pérdida de la audición grave o marcada en niños pequeños tiene efectos negativos en el desarrollo del habla y de las destrezas lingüísticas.

Los candidatos para estos dispositivos pueden ser tanto niños como adultos que nacieron sordos o que quedaron sordos después de aprender a hablar o también que con la tecnología del audífono no hayan conseguido alcanzar la mínima comprensión acústica.

Para recibir este dispositivo electrónico sanitario hay que pasar por un riguroso protocolo de selección de candidatos, debido al elevado coste del dispositivo y que además la rehabilitación logopédica no está cubierta universalmente. En algunos países, el coste del implante coclear se financia a través de la Seguridad Social, así como la intervención quirúrgica y el posterior tratamiento rehabilitador.

Es muy importante que todas las personas que son operadas del implante deben llevar una rehabilitación logopédica, cuya duración dependerá de la constancia y evolución de cada persona. Actualmente se está demostrando que el uso conjunto de implante, desarrollo del lenguaje, lectura labial y lenguaje de signos/señas, son las mejores opciones para una rehabilitación integral del niño sordo. Y como sucede con el uso de audífonos, el resultado del implante coclear es diferente en cada persona. Es fundamental para una óptima rehabilitación el apoyo constante de la familia y que la persona que recibe el implante sienta la máxima motivación para así augurar una buena evolución recibiendo mejor confort auditivo.

El implante coclear permite tener mejor comprensión del habla en situaciones ruidosas, como la clase, en el trabajo, o en lugares concurridos. La capacidad de oír más permite percibir con mayor precisión de dónde proceden los sonidos de forma más equilibrada, sin el esfuerzo exagerado y constante que implica la hipoacusia.

El implante coclear representa uno de los grandes avances médicos de la historia, ya que permite mejorar la capacidad auditiva en hipoacusias severo-profundas de las personas sordas. Y a su vez facilita acceder a la inserción social con más calidad, permitiendo aumentar la seguridad interna, recuperando la autoconfianza y la autoestima. Las personas con implante coclear pueden comunicarse e interactuar de manera más efectiva y plena.-

Recent Posts

Dejar un comentario